N.O. por correo

21 de diciembre de 2008

Quemando las barcas

Cuando un navegante quema las barcas, (o lo hacia), eso era la señal inequivoca de que aquello que daba sentido a su vida de mar, al convertirse en un ancla atascada debia ser dejado atras.

Queremos tantas cosas en la vida, soñamos otras tantas, y vivimos algunas sin darnos cuenta. De a poco, lentamente, en algun momento dejamos que las anclas bajen para quitarnos el brillo que por naturaleza y derecho divino nos corresponde. Dejamos de lado la gratitud para seguir pidiendo y anhelando anclas a nuestra vida.

Quemar las barcas de la tristeza, de la ambicion, de la desidia, del orgullo, de la envidia, pero aun permanecer en esencia, limpiar el vidrio volverlo diafano nuevamente, y mantener la capacidad de sorpresa al alcance de la mano, para disfrutar cada dia.

Quemar las barcas, para dejar atras todo rencor y dolor pasado, y que las alas del corazon se hagan mas fuertes, y asi poder vivir tiempos mejores.

3 opinaron:

CASA DE L'EST dijo...

Saludos desde Barcelona (España).

Les presentamos la CASA DE L'EST, una asociación sin ánimo de lucro promovida hace cinco años para aproximar al ámbito hispano las sociedades y las culturas de la Europa central y oriental.

Si les interesan estos temas, visiten nuestro portal web

www.casadelest.org

y su Foro informativo, así como su base de datos bibliográfica (Bibliografía).

Cordialmente.

Albert L. Tinaut
Vicepresidente

FroznBlue dijo...

Hay una barca que aún intento quemar... Pero cuán difícil se me hace carrizo... Te quiero mucho linda! Gran post, como siempre.

ZamKata dijo...

Gracias por compartir tan lindas palabras cuñita.
Me encantaron de verdad, me llevo este mensaje para commpartirlo, si señor ;] y cae excelente en estas fechas cuando tenemos la oportunidad de llenarnos de buenas vibras y buenos deseos para nosotros y los nuestros :D.

A quemar las barcas se ha dicho!.
Un beso enorme mi bella y Feliz Navidad ;].