N.O. por correo

11 de marzo de 2007

Moviendo de lugar el ombligo de una maestra

Si dijera que mi vida tiene una filosofia establecida, estaria mintiendo, pero si he aprendido algo a lo largo de la vida y es que aun y cuando cueste mucho, sonreir resuelve problemas internos y externos, el gesto rudo mas que ayudar bloquea, es mas sencillo ser negativo que buscar cosas positivas en lo que te ocurre.

En verdad es dificil aplicar las cosas que pregonas cuando que te toca, a ver a quien no le ha tocado mirar al cielo y preguntar con mil emociones luchando en su interior ¿por que?, el detalle es como aplicar lo que tu "sabes" y le aconsejas a los demas.

Recientemente, mi vida ha sido un cambio constante, donde la planificicacion a largo plazo se ha vuelto un chiste (si un chiste y no muy gracioso la verdad), de una estructura vital pre establecida, mi vida paso a una serie de eventos y sus consecuencias, he caido en cuenta por las buenas y por las malas de cosas que decidi modificar en mi, sin embargo, admito que me gusta por que me permite estar mas en este segundo que esta pasando justo AHORA, y no en los dos de atras o los dos próximos.

Para ejemplificarles entre otras habia tomado mucho cariño a unas personas, y por malentendidos y fallas tecnicas de comunicacion, personalidad y creencias, estar a cien metros de distancia hoy es incomodo. Entro un personaje a mi vida, en cuya conversa hubo frases como "no no no, nadie es asi de dulce", "tu debes ser mas calculadora...", "realmente tu forma de ser no debe ser asi, simplemente que en algun momento te diste cuenta que asi obtenias mas facil tus propositos y lo aplicas", palabras mas palabras menos que siempre fueron seguidas por un "graaaaaaaaacias por lo que me toca", pero lograron mover muchas cosas dentro de mi autopercepcion, saben algo, ese mover de piso hizo un efecto que a mi me gusto, pues movio el centro de equilibrio de mi ombligo, y lo ha ido rodando por toda mi humanidad, y me he dado cuenta del gran espacio que hay entre mi alma y el mundo.

Parafraseando a Paulo Freire, "mi lectura
del mundo" paso de vacilante a corriente y empieza a ser un poquito mas
comprensiva que antes, un paso pequeño para una mujer pero uno grande para una
maestra.