N.O. por correo

22 de octubre de 2008

Suspirando



Delicia que empieza en el alma
se rueda al corazon
sube por la tristeza
culmina en los labios
expulsando ese deseo infinito
Querer y ser querido